Pautas esenciales para vivir sin estrés

Muchos son los que mencionan que vivir con menos estrés es vivir tranquilos, sosegados y en tranquilidad, pero el enfrentarse a situaciones realmente extremas de estrés genera en muchas ocasiones cierto aire de tensión y en donde el cuerpo puede enfermar hasta deteriorarse gravemente. Actualmente muchas de las enfermedades más graves se han relacionado a momentos de tensión, hoy en día una de las enfermedades que más ha atacado  a los jóvenes actuales ha sido la depresión, que no es más que una derivación de momentos de ansiedad, angustia y estrés.

Compendio de vuestras acciones

Son muchas las acciones que pueden reducir los momentos de angustia y estrés, tratar de reducir en lo máximo los momentos en los cuales se  genere este tipo de situaciones resulta imprescindible. Se debe hacer de la rutina diaria momentos sencillos y simples, esto genera una sensación de calma y tranquilidad que debe ser realmente apreciada. Ejerciendo este tipo de medida en las cuales nos centramos en hacer las cosas más simples, es más fácil enfocarse y concentrarse  en lo que realmente importa.

Así  mismo la organización de vuestro tiempo es primordial, el hecho de organizar de manera que las cosas funcionen y sean prácticas es lo ideal, basados lógicamente en la planificación. Llevar un orden, anotar, que vosotros os toméis el tiempo para llevar una agenda es necesario.

Además el enfocarse en las acciones correctas nos proporcionan la facilidad de que las labores que debamos cumplir se hagan de forma ordenada y correcta y que evidentemente se lleven a cabo, una manera sencilla es comenzar desde lo más simple hasta lo más complicado, o ir terminando labor por labor y no dejar cabos sueltos.

Mantener una buena actitud ante las dificultades

La práctica del optimismo en el día a día es una tarea muy importante, la mente positiva atrae cosas positivas, si pensamos que todo saldrá bien seguramente así será, así mismo cuando se tiene buena actitud al hacer las cosas, estas con seguridad saldrán muy bien y se podrán finalizar, generar más palabras de agradecimiento en vez de quejas es una buena manera de comenzar un día. Las personas que viven muy estresadas con facilidad son personas agresivas y distantes por lo que unas buenas palabras de aliento y calma no vendrían nada mal en estos casos.

Una buena práctica para mantener una actitud sana ante las cosas, es hacerse ciertas preguntas al momento de sentir algún tipo de tensión, actividades como las escolares o las laborales son propiciadoras de estrés, por lo que es bueno pensar si realmente vale la pena complicarse ante un hecho. O si la situación será igual de complicada en un tiempo, así que cuando decidimos mantener la distancia ante ciertas situaciones no está mal, debéis frecuentemente distante ante ciertos casos.

Ciertas actividades fuera de aquellas que generen tensión son una posible solución ante un conflicto. Hacer ejercicios o meditación son prácticas aliviadoras, buenos hábitos alimenticios son un buen procedimiento, actualmente muchos estudios arrojan que las personas que tienden a consumir menos azucares y grasas tienden a responder de mejor manera ante situaciones de tensión. Descansar de manera correcta, respetando las horas de sueño probablemente os mantendrá de mejor humor.

Otras prácticas saludables

El conocimiento hace que estas situaciones se minimicen, conocer vuestras debilidades y fortalezas hacen que vosotros mismos controlen los momentos de angustia y desesperación,  tal vez hacer algunas anotaciones, en algún cuaderno pueda visualizar de mejor manera que fue lo que propicio algún momento de tensión, y buscar la solución más viable para este problema es prioritario.

Cuando de forma muy tranquila vosotros asumáis que somos los únicos responsables de vuestras acciones, es cuando fácilmente os darás cuenta que vosotros mismos podréis solucionarlas, y en muchas ocasiones estas soluciones son bastante sencillas, solo una palabra, o una decisión podrían cambiar de forma irreversible un hecho.

La economía de vuestro hogar, el saber administrarse, saber ahorrar, así como mantener relaciones sanas con las personas a nuestro alrededor son prácticas saludables, la amabilidad, la cordialidad son generadores de cambio en extremo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *